Ámsterdam, la ciudad de los canales y las casas flotantes

Dicen que a pesar de no tener grandes monumentos, quien visita Ámsterdam queda enamorado de su ambiente, de sus preciosos canales y casas flotantes y de los paseos en bici por la ciudad. Se encuentra ante una gran oportunidad para visitar en tren una de las ciudades europeas más interesantes.

Llegué cómodamente a Ámsterdam en tren

Seguro que alguna vez ha imaginado los campos de Holanda y sus famosos tulipanes, ese paisaje en tonos verdes salpicado de colores. ¿No le gustaría pasar de la imaginación a la realidad? Con Deutsche Bahn podrá comprar un billete de tren barato para visitar Ámsterdam, la capital de Holanda, y disfrutar del paisaje durante el recorrido. Una vez llegue a su destino podrá contagiarse del ambiente de la ciudad, de los canales que la atraviesan y le dan ese toque tan característico. También disfrutará de sus más de mil puentes y 75 kilómetros de canales desde un barco, viendo cómo se alza la ciudad a ambos lados y admirando las más de 2.500 casas flotantes. Además, gracias a las tarifas de precio reducido para Europa de Deutsche Bahn, podrá conseguir un billete de tren barato para visitar Ámsterdam.

Corbis ©
Corbis ©

Descubra Ámsterdam, todo su arte e historia, de la mano de Deutsche Bahn
No sólo el precio es una ventaja a la hora de elegir este medio de transporte, sino que además se podrá beneficiar de las buenas conexiones ferroviarias y realizar el trayecto en poco tiempo. Así, precio y comodidad van de la mano para ofrecerle una gran experiencia en su viaje a la capital holandesa. Allí, usted puede disfrutar también de una amplia oferta cultural relacionada con el arte. Una de las visitas imprescindibles en este sentido es el Rijksmuseum (Museo Nacional), considerado como el mejor museo de Holanda. Allí el visitante disfrutará de una colección de cuadros del Siglo de Oro holandés. Tampoco se puede quedar fuera del recorrido el Museo Van Gogh, donde encontrará más de 200 obras del mítico pintor, relacionadas con diversas etapas de su vida. Pero sin duda alguna uno de los lugares que destaca por encima de todos en Ámsterdam es la casa de Ana Frank, donde vivió aquella niña judía cuyo diario escrito desde su escondite en la etapa nazi trascendió a su vida y se convirtió en todo un símbolo de la II Guerra Mundial.

Reserve ahora