Dresde: una visita en tren a la Florencia del Elba

Su extenso patrimonio artístico y cultural convierte a Dresde en una de las ciudades más visitadas de Alemania. Símbolo de la paz y de la reconstrucción del país, Deutsche Bahn permite al viajero disfrutar por muy poco dinero de sus encantos, gracias a excelentes conexiones en tren y billetes económicos.

Dresde, la perla del Elba

En el sureste de Alemania una histórica ciudad resplandece con luz propia: Dresde, la capital del estado federado de Sajonia. Conocida como la Florencia del Elba por la magnificencia de sus joyas arquitectónicas y por su vibrante atmósfera cultural, a partir de finales del siglo XV asumió la capitalidad del Reino de Sajonia, convirtiéndose en un importantísimo centro artístico e intelectual. Tras sufrir los devastadores estragos de la guerra, Dresde ha sabido renacer de sus cenizas para exhibir en nuestros días más vitalidad que nunca. Edificios de imponente monumentalidad, riquísimas colecciones de pintura y un panorama teatral y musical de primer orden hacen de esta coqueta urbe un destino ideal para ser explorado de la mano de Deutsche Bahn. Su ubicación, a medio camino entre Berlín y Praga, permite visitarla en tren con rapidez y comodidad desde cualquier gran ciudad centroeuropea.

Descubra el esplendor de Dresde con Deutsche Bahn

Desplazarse por la eficiente red ferroviaria de Deutsche Bahn le ofrece múltiples ventajas: billetes económicos Sparpreis de tarifa reducida, grandes descuentos para grupos y familias, pases German Rail e Interrail –con los que viajar sin límites por todo el país o el continente–, y excelentes servicios a bordo de los trenes Intercity e Intercity Express (IC e ICE), como conexión wi-fi, restaurante y reserva de plaza flexible. Pero lo mejor es la comodidad y el placer de saber que llegará a su destino en el medio de transporte más ecológico, sin saturar el tráfico rodado y sin perder su valioso tiempo buscando aparcamiento en una ciudad desconocida. Muy al contrario: en cuanto baja del tren, el viajero que visita Dresde se encuentra a un tiro de piedra del centro histórico. Un paseo en dirección norte le conducirá hasta el primoroso casco antiguo que el veneciano Canaletto inmortalizó en sus pinturas: la Hofkirche, la catedral católica junto al Dresdner Residenzschloss, antigua residencia de los reyes sajones; la majestuosa Ópera Semper y el delicioso Palacio Zwinger con sus jardines barrocos; la Terraza de Brühl, que recorre la orilla del Elba, y sobre todo, la espectacular Frauenkirche, símbolo del renacer de esta hermosa ciudad.

Reserve ahora