París en tren, un viaje increíble a la ciudad de la luz

París tiene tantos sobrenombres como encantos: la ciudad de la luz, la ciudad del amor... Y es que tiene una larga tradición que la hace brillar en múltiples aspectos. Todos ellos se pueden explorar si compra un billete de tren barato y si se decidide a adentrarse en sus calles.

¿Qué hay más romántico que viajar a París en tren?

Un ticket de tren y la maleta preparada. Es todo lo que necesita para viajar a París, la Ciudad de la Luz, la ciudad del amor, la ciudad de la moda... ¡Hay tanto por descubrir en París! Sin lugar a dudas, se trata de uno de esos destinos que apuntar en la lista de cosas que hacer al menos una vez en la vida: visitar París. Y si es en tren, mucho mejor. Adentrarse en su área metropolitana a través de las vías le proporcionará un paisaje único, contemplando sus barrios, sus calles, sus históricos edificios, sus gentes en el trajín diario... Una vez que llegue al destino, hay dos puntos de interés que no pueden faltar en su itinerario: la Torre Eiffel y la Catedral de Notre Dame. La primera fue construida con motivo de la Exposición Universal de 1889 y tiene una altura de 300 metros. Es imprescindible subir a lo más alto para contemplar las vistas impresionantes de la ciudad. La segunda, un lugar rodeado de misticismo y una construcción de estilo gótico que hará las delicias de los amantes de la arquitectura sacro.

panthermedia ©

Viajar a París en tren y recorrerla en barco

panthermedia ©

Viajar a París en tren es una de las mejores decisiones que puede tomar. ¿Se imagina vivir los atascos monumentales de una gran urbe como esta? Seguro que no quiere perder su valioso tiempo en una situación así. Si elige el tren para llegar hasta la capital francesa ahorrará tiempo, además de ganar en comodidad y relax durante el viaje. Y una vez allí, descansado, podrá disfrutar de una enorme cantidad de actividades diferentes. No se pierda el paseo en barco por el maravilloso río Sena, que atraviesa la ciudad. Desde su cauce podrá contemplar no solo la torre Eiffel y la Catedral de Notre Dame, sino también el Museo del Louvre (visita recomendable si se dispone de tiempo suficiente), el distrito de negocios de La Défense o la Biblioteca François Mitterrand. Un paseo agradable con el que contemplar algunos de los lugares más interesantes de la bella París.

Reserve ahora