Rostock, un tesoro del mar Báltico que descubrir con Deutsche Bahn

Goce de la libertad que le proporciona Deutsche Bahn para conocer una ciudad distinta en cada ocasión. Eligiendo el tren como medio de transporte podrá recorrer Alemania visitando cada rincón del país. Una forma de conocer lugares como Rostock, a donde llegará con los trenes IC o EC.

Hasta el mar con Deutsche Bahn

¿Quiere conocer la encantadora ciudad portuaria de Rostock? Los más de 357.000 kilómetros cuadrados de Alemania se dividen en dieciséis estados federados que pueden abarcarse fácilmente gracias a Deutsche Bahn. Elija el tipo de billete de tren que más le convenga y prepárese para disfrutar del viaje. Siéntese cómodamente en el asiento del vagón y relájase viendo el paisaje, estire las piernas visitando la cafetería y tomando algo o realice las últimas consultas acerca de su viaje. Así podrá preparar el recorrido por la bella ciudad de Rostock, con su encantador puerto, sus barcos y su agitada vida turística. Sorpréndase con esta localidad del Mar Báltico y con todos los encantos que tiene que ofrecerle. ¿Preparado para un viaje memorable?

©TMV ©

Rostock, una ciudad que visitar con los trenes IC y EC de Deutsche Bahn

©TMV ©

Si desea conocer una o varias ciudades de uno de los estados federados de Alemania, sin lugar a dudas la elección del tren es lo mejor. De esta manera puede viajar cómodamente sin tener que estar demasiado pendiente del reloj. Las buenas conexiones interiores del país le permitirán moverse con libertad entre lugares de interés como Rostock, a donde puede llegar con el tren Intercity o el tren Eurocity. Esta bella ciudad portuaria tiene todo el encanto de las localidades del Mar Báltico y es un pintoresco lugar en el que recalar. Y es que, con un gran movimiento portuario, Rostock ofrece al visitante una increíble historia que se origina en el siglo XIII, momento en el que se datan los primeros cimientos de la ciudad. De hecho, todavía se conserva una parte de la antigua muralla y sus torres, así como un convento reconvertido en el museo de la ciudad, el Kloster Zum Heligen Kreuz. Otros puntos de interés son la Plaza del Mercado Viejo, la Iglesia de San Nicolás, el Ayuntamiento, la Iglesia de Santa María, la de San Pedro o el malecón Stadthafen. Entre los planes gastronómicos destaca notablemente la degustación de la cerveza producida localmente.

Reserve ahora