Viaje a Wiesbaden: un deleite para el cuerpo y el espíritu

Wiesbaden se levanta en la orilla norte del Rin, en un soleado valle rodeado por boscosos montes en el que abundan los viñedos. Famosa desde la antigüedad por sus aguas termales, hoy es una rica y elegante ciudad que atrae a multitud de viajeros. Visítela en tren con Deutsche Bahn.

Entre pasado y presente hacia el futuro

Si los romanos fundaron una pequeña villa en este rincón de la Germania, desde luego que no fue por capricho. La moderna ciudad de Wiesbaden recibió al nacer el nombre latino de Aquae Mattiacorum, un establecimiento cuyo atractivo se hallaba en la presencia de numerosos manantiales de aguas termales. Tan exitoso resultó el emplazamiento que hoy, dos mil años después, Wiesbaden es la capital del estado federado de Hesse y una de las urbes más ricas de Alemania. Ciudad balneario célebre como lugar de vacaciones de famosos aristócratas y artistas, sigue siendo un importante destino turístico para multitud de viajeros ansiosos por disfrutar de sus saludables aguas, de la coqueta arquitectura que le ha dado el sobrenombre de “la Niza del Norte” y del que sin duda es su tesoro culinario más aplaudido: el vino del Rin. ¿Que aún no conoce Wiesbaden? Hágalo ya reservando su billete de tren al mejor precio con Deutsche Bahn.

Wiesbaden Marketing GmbH/O. Hebel ©

Wiesbaden: una ciudad consagrada al placer

Wiesbaden Marketing GmbH/O. Hebel ©

Y es que no hay mejor medio de llegar a Wiesbaden que el ferrocarril. Por su vistosa Estación Central de estilo neobarroco, que se encuentra a un breve paseo al sur del casco histórico, pasan seis líneas de tren de alta velocidad ICE que conectan la ciudad con otras grandes urbes del país como Múnich, Hamburgo o Colonia. Además, una extensa red de trenes rápidos y regionales permite al viajero visitar multitud de encantadoras localidades de la región por muy poco dinero gracias a las excepcionales ofertas de Deutsche Bahn: billetes de tarifa reducida Sparpreis, tickets de un día o de fin de semana para viajar sin límites y formidables ofertas para familias y grupos. Una vez en la estación central, bastan diez minutos para acercarse al corazón de la ciudad: la Schlossplatz, donde se alzan el Palacio de Wiesbaden, el Nuevo Ayuntamiento y la Iglesia del Mercado. En los cafés y restaurantes de la elegante Wilhelmstrasse es obligatorio degustar una buena copa de Riesling. Y no puede faltar una visita a la Kurhaus, el espectacular balneario-casino, centro de la distinguida vida social de la ciudad.

Reserve ahora